Saltar al contenido

Modelos virtuales arrasan en las redes sociales

Modelos virtuales arrasan en las redes sociales
Las facetas entre el mundo real versus el mundo irreal ha sido un tema bastante controversial con el avance de la tecnología. Ante esto, surgió el boom de las modelos virtuales a través de las redes sociales.
¿Seres humanos digitalizados según las exigencias del mercado? Pues sí, existen varias agencias que se dedican a crear figura computarizadas, conocidas como modelos virtuales, para que resulten ser imagen y semejanza de las reales.
Cada característica, detalle, rasgos, se refleja en el diseño de estas mujeres que por un momento nos hacen creer ser de carne y hueso, pero no, son identidades producidas en 3D  que cuestan miles de dólares.

Una publicación compartida de Shudu (@shudu.gram) el

Entonces, ¿se convertirán figuras digitales en una gran competencia para las modelos reales? Aún no se sabe, pero sí existen varias opiniones que están a favor y en contra.
Empresarios  opinan que a medida del tiempo no será necesario gastar cantidades de dinero por una modelo para lucir la ropa, pues sucederá el caso que se transmitirá publicidad mediante muñecas virtuales, ¿quedarán las profesionales de las pasarelas solamente para desfilar?, es la preguntan que retumba.

El revuelo: modelos virtuales

Las modelos virtuales han arrasado en las redes sociales, resulta impresionante cómo transforman el mundo en tercera dimensión. Un ejemplo de ello pone en evidencia a la modelo Lil Miquela Sousa, que posee más de 1,3 millones de seguidores en su cuenta Instagram, fue creada por Trevor Mcfedries y Sara Decou.

Una publicación compartida de *~ MIQUELA ~* (@lilmiquela) el

No podemos descartar el primer personaje virtual construido en Londres. De nombre Shudu, con más de 130.000 seguidores, cautiva por raíces africana. La demostración de su figura mediante soportes sociales hizo creer al mundo que parecía una persona, pero no, la iniciativa surgió del el fotógrafo James Wilson.
Lil Miquela y Shudu son los avatares con mayor influencia de seguidores. En este sentido, se conoció que la perfección digital podría atraer mayores exigencias a los seres humanos.

Diversidad femenina

Actualmente, existen dos agencias que se encargan de producir arte digital. The Diigitals e Izmar Models se han convertido en rivales en la contienda tecnológica, ya que han aportado, de igual manera,  una oportunidad para la diversidad femenina en la industria del modelaje: agregaron personajes con características de piel oscura y tallas grandes.
Aunque no todas las mujeres digitalizadas llegan a ser perfectas, el fotógrafo Wilson admitió que sus modelos son creadas con la naturalidad del ser humano “normal”, demostrando así que pueden poseer estrías, pecas, son contextura ancha.

Ante esto, se han presentado diversos comentarios relacionados a cuerpos irreales que pueden afectar la autoestima de las féminas por crear estereotipos limitados o, simplemente, asomar la posibilidad de sustituir el trabajo para representar marca comercial.
“Una modelo 3D no puede caminar por una pasarela pero puede ser la vocera digital que funcione como rostro del servicio al cliente”, ilustró James Wilson.

Las identidades virtuales

Más allá de tener un aspecto físico en línea, tales modelos virtuales  tienen su identidad. En particular, Shudu es de origen africano, perteneciente a la etnia Ndebele, proveniente de Sudáfrica.

Una publicación compartida de Shudu (@shudu.gram) el

Su creador Wilson la asemejó entre los 25 años de edad, refleja ser modelo con un look contemporáneo, vestida con accesorios de acuerdo a las raíces, combinando tono de piel con vestimentas llamativas.
Por ahora, las modelos virtuales han posicionando su belleza en el universo intangible.
Comentarios Facebook