Saltar al contenido

Día Mundial de Prevención del Cáncer de Cuello Uterino

Cáncer de mama

El Día Mundial de Prevención del Cáncer de Cuello Uterino se conmemora el 4 de marzo y tiene como objetivo aumentar la conciencia sobre la prevención de este peligroso tipo de cáncer, ya que es uno de los más prevenibles y curables si se detecta a tiempo.

En el Día Mundial de Prevención del Cáncer de Cuello Uterino, se realizan actividades y eventos en todo el mundo para aumentar la conciencia y la detección temprana. Se alienta a las mujeres a realizarse exámenes de detección y a informarse sobre la vacunación contra el VPH. Además, se busca fomentar la educación y el acceso a los servicios de salud en todo el mundo, especialmente en áreas donde el cáncer de cuello uterino es más común y las opciones de detección y tratamiento pueden ser limitadas.

El cáncer de cuello uterino es una de las principales causas de muerte por cáncer en las mujeres en América Latina y el Caribe. Se estima que se diagnostican más de 80,000 casos nuevos cada año. Es por esto que resulta de vital importancia el aumentar la conciencia sobre la prevención y detección temprana del cáncer de cuello uterino en la región y en todo el mundo.

Las causas

El cáncer de cuello uterino es causado en la gran mayoría de los casos por una infección por el virus del papiloma humano (VPH). El VPH es un virus de transmisión sexual que se propaga a través del contacto piel con piel en la zona genital.

Además del VPH, hay otros factores que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de cuello uterino, como el tabaquismo, tener relaciones sexuales a una edad temprana, tener múltiples parejas sexuales, tener un sistema inmunológico debilitado y la falta de exámenes de detección regulares.

Cómo prevenirlo

La vacuna contra el VPH es una forma efectiva de prevenir el cáncer de cuello uterino, ya que previene la infección por los tipos de VPH que causan la mayoría de los casos de cáncer de cuello uterino. La vacuna se recomienda para niñas y niños a partir de los 11 o 12 años de edad, antes de que hayan tenido relaciones sexuales y hayan estado expuestos al VPH.

El examen de Papanicolaou, es un examen que se realiza para detectar cambios en las células del cuello uterino que podrían conducir al cáncer en esa área del cuerpo. Las mujeres deben comenzar a realizarse el examen a los 21 años de edad y repetirlo cada tres años hasta los 29 años. A partir de los 30 años, se puede hacer una combinación de examen de Papanicolaou y prueba de VPH, y si ambos resultan negativos, se puede extender el intervalo entre las pruebas a cinco años.

Comentarios Facebook