Saltar al contenido

Conserva tu lencería como nueva y vive experiencia de otro nivel

Lencería como nueva

Para lograr mantener lencería como nueva se deben cuidar los tejidos y encajes que conforman cada pieza

Ella es la pieza más próxima a tu piel, por ende debe recibir el trato más delicado de todos, sin menospreciar al resto del vestuario. Gozar de lencería como nueva se convierte en un gran reto si eres descuidado.

A través de este post ofrecemos varios consejos para aprender a lavar las piezas según sea su tipo;  confeccionados con suaves y delicados tejidos requieren dedicación.

Lo más recomendable es lavar tus prendas a mano, en especial los corsés, bustiers, sujetadores y medias.

Para hacer un trabajo más prolijo, vierte agua fría en un recipiente, acompañado de una fórmula jabonosa hipoalergénica, déjalas en remojo durante unos minutos, aclárala bien y luego escúrrela suavemente, sin estrujarla.

Al momento del proceso de secado resulta recomendable hacerlo al aire libre.

lencería como nueva

Como conocemos que a veces se tiene contado el tiempo, otra manera eficiente de conseguir el cometido alude al uso inteligente de la lavadora.

Lo primero que debes poner en práctica: permitir que la ropa quede holgada, por consiguiente, no la llenes completa, ocupa solo una 1/3 parte de su capacidad.

Prevé la ubicación de cantidad considerable de bolsitas de rejilla o, en su lugar, fundas para almohadas. Introduce de manera individual cada sujetador para que sus aros no dañen otras prendas perforándolas. La técnica también se hace adaptable en el caso del lavado de medias o piezas con adornos.

Cuando todo esté ready, selecciona un programa corto, agua fría, centrifugado suave y dale play.

¿Ya tienes toda la lencería limpia y perfumada?, muy bien, ahora procedamos a al guardado correcto.

Si responde a un cajón el lugar dispuesto, entonces cúbrelo con papel o tela. Evita que la madera las enganche y estas se rompan o dañen.

Para las medias deberías acondicionar bolsitas de tela, a fin  que los cierre de sujetadores o adornos de otras piezas las halen.

En cuanto al cuidado de los sujetadores, no los dobles por la mitad, extiéndelos, así su relleno y aros no se deformarán.

¡Sí a la lencería como nueva!, ¡no te dé pena! Olvídate de gastar tanto en ropa íntima y cuida lo que tienes.

Comentarios Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies