Es natural sentirse un poco indecisa sobre el tema del vestuario cuando somos invitadas a algún evento social, reunión familiar o comida de negocios.

Escoger el vestido adecuado parece muy sencillo, pero no lo llega a ser. En esta ocasión nos ocupa el tema de los vestidos cortos.

Para comenzar, existen protocolos que no siempre son del conocimiento de todas las personas, esto hace que se cometan errores a la hora de escoger el traje en determinado momento.

Por ejemplo, el vestido por ser corto no debe verse vulgar y tampoco tiene que ser excesivamente corto. Recordemos que ningún exceso es bueno.

La frescura y la sencillez también se consiguen en los vestidos cortos

Por lo general, los vestidos cortos se usan para eventos que se llevan a cabo en el día. Se les considera de media etiqueta y, aunque exigen formalidad, no se requiere el uso de un vestido largo o de cóctel.

Cuando hablamos de vestido corto no nos referimos a una minifalda, lo ideal a la rodilla o un poco más arriba, pero no tanto.

Expertos aconsejan un atuendo discreto, lo mejor son cortes casi nada arriesgados, que te favorezcan.

La combinación perfecta sería un bolso de mano y zapatos de tacón.

Recomendaciones a la hora de seleccionar un vestido corto

  • Es adecuado usar el vestido corto de gala si te invitan a una celebración diurna.
  • Para eventos diurnos opta por colores vivos y estampados. Si en cambio la invitación es para la tarde o noche, el vestido unicolor va mejor.
  • Deja brillos y lentejuelas para la noche.
  • En el día, evita vestidos tan ajustados. Lucen más en la noche.
  • El escote no debe ser ni muy pronunciado, ni provocativo, aun cuando sea tipo V.
  • Al tratarse de jovencitas, el vestido de gala si puede ir por encima de la rodilla, aunque resulta una excepción a la regla, no se ve mal.
  • Tanto en verano como en invierno no deben faltar las medias con el vestido de gala.
  • En cuanto a zapatos, para el día son preferibles bajos o de medio tacón. De acuerdo al momento, puede ir subiendo, un poco más en la tarde y otro poco en la noche.

El uso de este tipo de vestidos también tiene mucho que ver con la personalidad de cada quien, y es que hay damas que simplemente no se encuentran cómodas con un vestido corto.

En ese caso se puede optar por un atuendo distinto que, igualmente, reúna ciertas condiciones para la celebración, pero que las haga sentir seguras.

Vestidos cortos: en qué ocasiones se deben usar

La edad también es un factor influyente, ya que a medida que pasa el tiempo la mujer madura prefiere elegante y sobrio a lo moderno, dejando ese vestuario a jóvenes impetuosas y atrevidas.

Como se ha dicho ya, el dilema de fácil solución es escoger el vestuario apropiado. Debes tener en cuenta que, si decides usar el vestido corto, no todos te hacen ver bien.

Comentarios Facebook