Repotenciada, con pilas puestas, Marián Ávila regresó a España. Seguirá estudiando y mantendrá su «vida normal»

Dicen que los sueños se cumplen, Marián Ávila lo confirmó. La modelo española resulta la primera chica con Síndrome de Down en desfilar y dejar a todos atónitos en el Fashion Week de Nueva York, Estados Unidos.

Risueña y radiante, la joven de 20 años edad que acabó con paradigmas y estereotipos, participó en la pasarela luciendo vestidos de noche creados por la diseñadora Talisha White.

«Quería mostrar que no solo hay un tipo de chica hermosa», argumentó White sobre la presencia de la muchacha en la semana de la moda.

Agregó: ‘Los sueños se cumplen y ella está «encantada» de haber cumplido el suyo’.

Marian Ávila por todo lo alto

La celebración en la Gran Manzana subrayó cómo la sociedad se encuentra en vías de transformación, apuntando al desarrollo social y equidad.

Marián Ávila

Entre ‘flashes’ de las cámaras y aplausos, Marián Ávila desfiló cuatro atuendos, siendo el primero con transparencias y tonos azulados.

Después, brilló con traje largo rojo, vestido repleto de lentejuelas y mono rosado y capa en raso.

Al cumplir su deseo, confirmó: «El día del desfile fue un día muy importante para mí, porque me gustaba mucho».

También, estuvo presente en el desfile de la diseñadora española, Agatha Ruiz de la Prada, donde dijo sentir fascinación y admiración.

Señaló: «Fue muy simpática conmigo, me encantó su desfile».

Marián Ávila

Pero las sorpresas para Marián Ávila no terminaron ahí. Conoció a una niña de 10 años que también vive bajo la condición de Síndrome de Down, llamada Borgan Paul, quien compartió pasarela en el evento.

Repotenciada, con pilas puestas, la talentosa chica regresó a España. Seguirá estudiando y mantendrá su «vida normal».

A la par, afianzará dotes con clases de voz e incursionará en otros idiomas: se inclinará por inglés.

Marian Ávila

La vida de Marián Ávila cambió gracias a la hija de la coordinadora de modelos del espectáculo,  Kenzie Dugmore, puesto que envió un mensaje hace un año a la  jovencita preguntando si estaba interesada en hacer su sueño realidad.

Aunque aspiraciones no tuvieron la oportunidad de satisfacerse en verano, porque la española sufrió lesión en tobillo, el tiempo de Dios fue perfecto: consiguió materializarse antes del fin del 2018.

Comentarios Facebook