Gisella Trujillo (@gisella.trujillo.dra), colombiana que nació en Barranquilla el 8 de julio de 1990, anhelaba seguir los pasos de su papá: «Quería ser médico como él. Pero, en el camino, me di cuenta que mi pasión es la belleza y contribuir a la salud de la misma».

En entrevista exclusiva con Modelos Latinas, manifestó que «cuando era niña el mejor ejemplo que tuve, y que tengo, es mi papá: médico cirujano dedicado a su familia 100 % , somos lo que somos hoy en día gracias a Dios y al máximo esfuerzo de mi padre».

Inclusive, «soy hija de un padre extremadamente responsable y madre abnegada, de quienes estoy orgullosa».

La Señora Colombia 2019 argumentó que su arranque fue complicado. «Empezamos desde abajo, no nací en cuna de oro. Hoy disfrutamos de lo que tanto hemos trabajado», explicó.

Hoy día es una cosmetóloga, experta en cosmiatría, y docente, «la carrera que más amo sobre la tierra», resaltó.

En un futuro, consolidará su economía. «Mi proyecto es uno solo: la estabilidad económica de mi familia.Para eso, etoy trabajando duro en mi empresa, voy por buen camino. Lo que deseo es seguir materializando ideas».

El amor de Gisella Trujillo

Trujillo dijo sentir amor por su carrera profesional. Esto, por un motivo en específico: la belleza.

Su carrera no posee fecha de inicio y final. «Empecé en el mundo de la belleza hace cinco años, desenvolviéndome en servicios a domicilio. En la actualidad, cuento con mi empresa propia. Todo gacias a Dios».

A su juicio, «belleza no solo es por fuera, también es por dentro. Quizás lo que hago no fue lo que me imaginaba de niña, pero sí hay algo en común para eso: ser feliz y tener lo que tengo hasta este 2019.

«Para mí no tengo obstáculos, son caminos distintos. Hay que saber tomar buenas desiciones». No deja de prepararse, continúa estudiando.

Recuerda cómo notó que su vida no era para ser fisioterapia. «Me di cuenta que mi pasión verdadera es la cosmetología. Hoy estoy siendo cada vez la mejor en Barranquilla», sentencia.

«Lo único que me inspira son las bendiciones y lo maravilloso que es Dios en mi vida. Quizás muchas personas han tenido una vida ejemplar, pero siento que los errores son fundamentales», pese que no existe justificación.

Con devoción, añadió: «Amo mi relación con Dios y él es mi inspiración para seguir adelante. Soy una mujer que edifica gracias a lo que en oración he aprendido. Todo lo que se pida con fe será dado. Soy fiel testigo de esto».

Éxito en familia

No obstante, el éxito se saborea mejor al lado de seres queridos.

La colombiana, de signo zodiacal Cáncer, madre de un niño llamado Samuel, comentó que lo disfruta más «en compañía de los que ama. Realmente, ese es el tiempo que valoro. El tiempo en familia, los seres que merecen cada minuto de tu vida».

«Samuel es el mayor de mi orgullo, inteligente y talentoso. Como buena trabajadora e inteligente, jamás me doy por vencida», aseveró.

Hizo click en la conexión con el núcleo más cercano. «La relación con mi familia siempre ha sido la mejor del mundo. Como toda familia hemos tenido problemas, pero cada vez nos hicieron fuerte. Somos una roca que sobresale frente a cualquier obstáculo en el camino», describió.

Sintetizó: «Nos mantenemos unidos y la unión hace la fuerza. Nos cuidamos mutuamente y siempre estamos atentos al otro.
Eso es amarse. Siempre nos han enseñado a que somos uno solo. Eso es mi familia, una familia que se ama y se cuida».

Sobre sus amistades, expuso que posee pocas. «Soy de muchos conocidos, pero las hermandades solo se construyen con una o dos personas. Tengo dos amigas, las de toda la vida, pero la mejor de todas es mi mamá», apreció.

Rutina

A la intelectual dama, que desde la infancia prefiere la comida del mar, ya que ama «una mojarra a la orilla de la playa, con el típico arroz en coco y aguacate», le gusta despertar temprano, «arreglo a mi hijo para su colegio. Luego, voy al gimnasio, entreno un máximo de dos horas y media, pero trato ser constante. A veces, mis responsabilidades requieren el 100 % de mi atención».

Después, «camino a casa, descanso un poco y empiezo mi jornada laboral como docente para niñas del último semestre de Cosmetología en María Eugenia Ballestas», relató.

Más tarde, «voy mi hijo a su colegio y, de allí, empiezo a atender a mis pacientes hasta el final de mi jornada laboral. Termino cansada pero feliz, estoy construyendo el futuro de mi hijo».

Definitivamente, «mi lugar favorito es cualquiera en compañía de Samuel, mi persona favorita».

A las latinas que laboran para consagrarse aún más en el área del entretenimiento, recomienda no fijarse en las banalidades.

«Lo primero que tienen que hacer es estudiar y prepararse, tener un título y luchar por sus verdaderos sueños.

Ante todo, por encima, «valores y principios. Deben tener en cuenta que el mundo donde vivimos solo se fija en dañar y denigrar el nombre de las personas. Parece que mujeres y hombres hubiesen olvidado los propósitos de Dios en su vida».

Gisella Trujillo reconoció la importancia de «tener paz, amor, discernimiento para tomar buenas desiciones. Ser ejemplo para una sociedad tan dañada, que pide a gritos conciencia y menos violencia».

Apunten «a ser personas íntegras y, luego, pueden pensar en llegar al mundo del entretenimiento con un carácter forjado. Específicamente, con el único motivo de no generar escándalos. Al contrario, impactar positivamente», instó.

Comentarios Facebook