Desde que nació en la ciudad de San Salvador, El Salvador, el 13 de marzo de 1992, Cecilia Ayala ha cautivado al mundo

En la actualidad se desempeña como comunicadora social y estudia maestría en administración de empresas en España, dejando en claro que ama prepararse y potenciarse en rama de múltiples saberes.

Encaminada en la búsqueda de nuevos conocimientos, pretende continuar desarrollándose profesionalmente lo más que pueda.

La hermosa salvadoreña aprende a diario de los demás, del mundo, nuevas culturas y costumbres. Especialmente, de sus amigos en el país europeo; con ellos adora pasear y conocer diversos sitios.

“De ser posible anhelo como futuro proyecto crear mi propia empresa de comunicaciones”, contó.

Cecilia Ayala

Cecilia Ayala muestra su lado real

Constante y auténtica, así se define Ayala, quien se caracteriza por ser sincera, a veces muy ‘aventada’, otras conservadora, pero siempre mostrándose real, tal cual es.

Dijo que en la infancia jamás se imaginó que llegaría a ser quien resulta ser hoy día.

Cecilia Ayala

Esto, dado que su hermana es a quien le encanta arreglarse y asistir a eventos de belleza. Ella, al contrario, era chica seria. Sin embargo, no se queja porque le encanta participar en distintas actividades del universo del entretenimiento.

Mantiene fascinación por cuidar plantas, le encanta arreglarlas, protegerlas, así como idolatrar naturaleza.

Se ha convertido en mujer bastante sociable, le gusta pasar tiempo con familia, aparte de amigos, relajarse en el mar y saborear deliciosa comida mexicana. No obstante, manifiesta que su plato favorito es sushi y comida creada gracias a  recetas caseras.

Experiencia en medios

“En televisión empecé en 2013, en programa llamado Trato hecho, en ese entonces mi hermana me invitó a hacer casting”, detalló.

Cuando se presentó quedó en audición apenas era estudiante. Años después, participó en otros proyectos: Play, Tigo Sports y Domingo Para todos.

La majestuosa modelo agradece tener padres que le inculcaron siempre ir por el camino de la superación, recalcándole la importancia de la academia.

Pese a diferencias entre familiares predomina el amor mutuo que los hace superar cualquier inconveniente, subrayó.

Comenta que son su gran orgullo, consolidando afecto: apoyo, cuidado y cariño incondicional.

Sugirió: “Aprendan a escuchar a sus seres queridos, ellos siempre querrán lo mejor para ustedes”.

Cecilia Ayala

Pasa lo mismo con amistades,  identifica quiénes han estado a su lado durante años, a pesar de la distancia.

Aquellas que no tengan oportunidad de estudiar busquen la manera de hacerlo: becas, estudios en Internet, ser autodidactas, sobre todo en estos tiempos es muy común, aconsejó.

“Los obstáculos están únicamente en nuestras mentes. Si salimos de nuestra zona de confort muchas cosas buenas pueden suceder”, apuntó.

La belleza se acaba pero el talento y conocimiento obedece a la eternidad, alegó Cecilia Ayala.

Comentarios Facebook