La historia de la joven Alondra Calvillo Huerta comienza en Ciudad de México un 19 de junio de 1997.

La joven es una talentosa geminiana, amante de la naturaleza, que se decidió por la carrera de Contaduría Pública. A la vez, sueña con ser maestra.

A sus 21 años se encuentra soltera, pero imagina su vida futura como una mujer casada y con dos hijos, lo cual calcula que ocurrirá en diez años, apróximadamente, ya que considera los 31 como la edad perfecta para empezar una familia.

Alondra tiene un hermano pequeño, con él disfruta salidas al cine.

En el aspecto culinario su comida predilecta es el spaghetti a la bolognesa. Le gusta mucho la playa, describe el mar como “algo precioso que la hace muy feliz”.

Entre sus sueños está el vivir cerca de la playa, que lo primero que vea al despertar sea el azul del mar y su espectacular paisaje.

Comienza el día de Alondra

A las cinco de la mañana da inicio a la rutina diaria, prepara su desayuno y almuerzo para ir al trabajo, actualmente se desempeña como contadora pública.

Luego, se dirige al gimnasio y sale de allí rumbo a la universidad.

Durante el día también se hace un tiempo para dedicarlo a sus seguidores en las redes sociales, con quienes comparte un poco de su vida por medio de transmisiones en vivo.

De lunes a viernes hay actividades constantes, pero el fin de semana lo destina a compartir en familia, a quienes ama y valora como su tesoro más preciado.

Un futuro lleno de expectativas

Aunque a corto plazo desea continuar la etapa de aprendizaje, terminando su licenciatura continuará con una maestría relacionada con su carrera.

Después, pretende realizar una segunda maestría, pero en educación, porque no abandona su sueño de ser maestra, solo lo ha pospuesto hasta ahora.

Esta versátil mexicana también planifica nuevos proyectos. Hoy día en la parte de la actuación, dándose a conocer a través de comerciales, novelas, series de televisión y videos musicales.

Se confiesa admiradora de la estadounidense Selena Gómez. A su juicio, es una persona admirable que siempre ha salido adelante a pesar de los obstáculos «Lo más importante, da una imagen positiva a sus fans».

Motivación

Como influencer va iniciando, comenta que desde al menos un año comenzó a hacerse viral. Se siente motivada.

La chica proveniente del país azteca es netamente familiar, ve a su familia como su todo. Piensa que estarán siempre allí para apoyarla y ese sentimiento resulta recíproco, ella también estará a su lado en todo momento.  

Sus padres son su mayor inspiración, aunque le han mentalizado acerca de que las cosas no siempre suelen ser fáciles.

Le han inculcado esa dedicación, perseverancia, responsabilidad, pero sobre todo que «poner todo el amor a las cosas que se proponga le hará llegar a donde ella desee».

Con los amigos llegar a ser algo selectiva, cuenta con uno que otro amigo.

Se siente orgullosa de ella, de saber que cada meta propuesta la ha visto cumplida.

Falta poco para ser licenciada y da gracias a Dios por  las oportunidades de éxito y crecimiento que se le han presentado. Nunca imaginó que las tendría.

A las chicas latinoamericanas, dice: «Si quieren pueden hacerlo. El físico no es lo más importante, no hagan caso a aquellas personas que les critican y les presagian el fracaso. Al final, lo importante es que crean en ustedes mismas, tengan mucha confianza y seguridad. Al tener esas cosas podrán lograr lo que se propongan y llegar a donde quieran». El único impedimento es el que ellas mismas puedan poner.

“Ser una persona pública o tener influencia en algunas personas también te lleva tener haters”, sostiene, por otro lado.

Alondra Calvillo sabe que el ser una persona pública conlleva a tener “haters”, lo que considera un obstáculo, pero también reconoce que siempre las personas que le admiran y llenan de comentarios positivos son mayoría, corta el efecto negativo de quienes pretenden hacerle sentir mal con comentarios insanos.

Comentarios Facebook